Pequeñas grandes lecciones: viaja con un despertador de toda la vida

TFN

Ayer tuve que tomar dos vuelos uno que me llevaba a Madrid y un segundo a Berlin, hasta ahí todo normal.

Soy una persona bastante metódica cuando viajo y mucho más si es un vuelo a primera hora de la mañana con lo cual no puse una alarma en mi iPhone sino cinco y un timer de “regalo”.

No tengo ni idea de lo que soñé esa noche pero lo que estoy seguro es que no sonó el jodido despertador.

Carlos son las siete, ¿no tenías que coger un vuelo?, esas son las palabras con las que empezó mi lunes y cuando voy a mirar la hora en el teléfono sale la manzana y se arranca el móvil.

Lo cojonudo de la cuestión es que el móvil no solo estaba enchufado al cargador sino que tenía la batería al por cien; y en ese momento después de mirar el retraso de mi vuelo y que una persona, que fue mi salvadora me dijera que estaba embarcando mi vuelo, decidí coger un taxi para intentar llevar por los pelos.

Como si fuera una película de Bruce Willis le dije al taxista “jefe, mi vuelo está embarcando y tengo que cogerlo sea como sea“, el amigo dentro de lo permitido metió “oxido nitroso” y me alcanzó a los rodeos.

Salí del taxi y en mi mente pensaba “chacho, ni de coñá pillas el vuelo” y no paré ni a mirar en el hall de Tenerife Norte si estaba mi vuelo o no ya que treinta segundos podrían ser la clave.

Ya llevaba todo preparado para pasar el control y cuando vi en los monitores el aviso de última llamada tuve un vuelco en el corazón que ni el primer beso de una chica cuando eres adolescente.

Desde que empecé a ser un “Willy Fog canario” he embarcado en bastantes aviones pero ninguno me ha dado la sensación tan fuerte como pasar aquel finger, ni la pasarela de Operación Triunfo compadre.

El blog ha pasado del medio millón de visitas hace más de una semana pero yo he estado en dispersos en un par de cosas que tengo el horno y que pronto espero contarles.

La moraleja para mi de esa mañana de lunes llena de adrenalina no solo ha sido que a partir de ahora voy a viajar con un despertador de toda la vida (o uno digital), sino en una forma muy rara me ha hecho valorar cosas en mi vida diaria que no me había planteado.

Si te ha gustado este post puedes compartirlo, ES GRATIS 🙂

Comments

comments

, ,

5 respuestas para Pequeñas grandes lecciones: viaja con un despertador de toda la vida

  1. quique Marzo 6, 2012 a 12:44 pm #

    A mi en esas ya ni se me acelera el pulso, jaja!

  2. Javi Celard Marzo 6, 2012 a 12:47 pm #

    Pues has tenido muuucha suerte. Hace unos años tenia que coger un Air Nostrum a primera hora con destino Valencia, justo cuando llegaba al mostrador quitaban del monitor mi vuelo, y la “señorita” no me dejo pasar ,ni coger el vuelo. Tras gestionar el cambio de vuelo por otro que salia en dos horas de Los Rodeos (hace 6 años, primera hora y todas las obras de la autovia sur de Tenerife… imaginate), me subo a un taxi, unos 40 minutos después de haber llegado al mostrador…y justo despegaba el mini Air Nostrum.

    Lo mejor ,es que me dijo el compañero que si lo había cogido, que estuvieron esperando un buen rato por una persona que había pasado el control y no había embarcado.

    Llegue a Los Rodeos de milagro tambien….

    Saludos

  3. Raquel Marzo 7, 2012 a 11:06 pm #

    Me pasó algo muy parecido hace unos años.. tenia que coger un vuelo Madrid-Barcelona y casi se me salió el corazón al ver que iba tardísimo. por suerte, aunque cuando llegué el mostrador estaba cerrado, una chica “mu apañá” me dijo que si corría me pasaba que estaban ya casi todos los pasajeros dentro…

    eso sí desde entonces, me pongo un par de despertadores. el de toda la vida y el teléfono

    un saludo y ¡buen viaje!

  4. Javier I. Sampedro Abril 4, 2012 a 10:11 am #

    Eso es un “salvado por la campana” aunque no te enterases de la alarma. Así que, ser hombre precavido, vale por dos 😀

Trackbacks/Pingbacks

  1. Bitacoras.com - Marzo 6, 2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Ayer tuve que tomar dos vuelos uno que me llevaba a Madrid y un segundo a Berlin, hasta ahí todo normal. Soy una persona bastante metódica cuando viajo y mucho más si es un vuelo a primera hora de la mañana con lo cual no……

Deja un comentario