Archivo | Mi primera vuelta al mundo RSS para esta sección

Señoras que viajan en barco a la isla sur de Nueva Zelanda

Ferry Welligton-Picton

Mi tiempo en Wellington se acababa y decidí tomar camino a la isla sur, mi plan inicial era pasar doce días en la isla norte y luego seguir a Australia pero Sara (una palmera que vive en Wellington y que me acogió en mi visita) me sacó de mi error y me recomendó que hacer por la isla sur.

Aún a costa de perder los cien euros de mi vuelo tomé la decisión de estar unos días más por Nueva Zelanda y descubrir la isla sur, me salía más a cuenta perder ese vuelo que volver de Canarias a Nueva Zelanda en un segundo viaje.

En un principio pensé en volar a Christchurch y empezar desde ahí la ruta pero al final decidí pillar el ferry a la isla sur. Entre las dos compañías que operan la ruta de Wellington a Picton, yo elegí Blue Bridge aunque tardaba un poco más pero era más barata, si no recuerdo mal pagué 45 kiwis (dólares neocelandeses) que al cambio eran unos 26€.

La terminal de los ferries está pegada a la de trenes al norte de la ciudad pero como Welligton es “pequeña” (como Las Palmas de Gran Canaria) se puede considerar centro.

Llegué sin el voucher de internet y cuando se lo expliqué al señor de facturación me dijo “you must be Carlos, rite?” como si el tipo me conociera de toda la vida, en la facturación permitían facturar como en los aeropuertos dejando tu maleta o mochila en una cinta transportadora para recogerla en la isla sur.

El pibe me dió mi “tarjeta de embarque” y aluciné en colores:

IMG_1291-IPHONE

Que quieren que les diga, en la vida me habían dado un cacho de plástico naranja como tarjeta de embarque, hay que reconocer que es original a más no poder.

En la sala de espera conocí a dos chicas alemanas que estaban recién llegadas de Alemania y se iban a pasar un mes en la isla sur (lo siento chicos no hay fotos de las chicas).

Después de esperar un ratito cogimos camino al barco y menuda sorpresa cuando veo el barco, no era el Benchijigüa express de Fred Olsen justamente, más bien se parecía al viejo Benchijigüa pero a mi mientras me llevará y me trajerá me daba igual, así le daba un toque de aventura al viaje.

La primera impresión fue el olor a animal en la bodega del barco, para ser más exactos a oveja, pero por suerte en la cubierta de pasajeros no habían olores :).

IMG_1292-IPHONE

Una vez ya dentro del barco nos instalamos en unos sillonacos de la cafetería del barco en la popa durante casi tres horas que duró el trayecto hasta casi llegar a Picton.

La verdad que las vistas tanto a la salida de Wellington como a la llegada a la isla sur son preciosas, una pena que el día en la isla norte estuviera bastante malo pero por suerte el mar estaba como un plato.

La otra razón por la que no salí del barco fue que hacía frío para María y para quién la cría o como diríamos en Canarias “hacía un pelete del carajo viejo” pero claro si voy en mayo a Nueva Zelanda no podía esperar estar en manga de camiseta.

Una vez llegado al puerto hay un montón de sitios para alquilar coches, ir en guagua (autobús) a Nelson es una media odisea porque hay pocas frecuencias y la verdad que si vuestro plan es directos a Wellington iría en avión directo pero allá cada uno.

¿Merece la pena cruzar de una isla a otra con el coche?

En mi opinión es una tontería del tamaño de un piano de cola si te estás moviendo con coche de alquiler, vas a tener que pagar casi noventa euros que vale al cambio a no ser que tengas una oferta muy gorda no merece la pena.

En el caso de que vayas con furgoneta es otro asunto compadre, si las cosas que has acumulado durante el viaje no te van a entrar en un macuto o si vais varios en la furgoneta es cuestión de estudiarlo.

En Picton hay cantidad de concesionarios como comentaba antes, yo volví a acudir a la gente de Ace Rentals pero está vez pedí un “Premium Compact” que era un coche japonés chiquito que Rob, el manager de Ace Rentals en Wellington, me aseguro que era automático pero resultó que no lo era.

Yo quería un coche de marchas automáticas porque bastante tenía con conducir por la izquierda como parar estar cambiando las marchas al revés, así que me volvieron a dar otro Nissan Sunny pero este “sólo” tenía 100,000 kilómetros, el de la isla norte tenía 200.000 km, y para colmo de males tampoco tenía lector de CD así que me tocaría otra semana escuchando tertulias sobre el campo y las ovejas en AM.

Pillé el coche y tomé camino para continuar con mis aventuras por la isla sur, pero eso será en el siguiente post ;).

Para terminar os dejo un vídeo de la llegada a Picton:

Comentarios { 0 }

Visita al “Hollywood kiwi” y al Monte Victoria en Wellington

IMG_0238-VUELTA AL MUNDO

Para acabar la semana os voy a contar una pequeña excursión que no suele salir en las guías de viaje cuando vas a Welligton pero que como tenía una palmera en Welligton me llevó…

Las empresas Weta Digital y Wingnut Films si eres un poco friki te sonaran, la primera es una de las productoras de efectos especiales más importantes del mundo después de Industrial Light & Magic y la segunda es la productora de Peter Jackson.

El “Hollywood kiwi” se encuentra en el municipio de Miramar que se encuentra en la zona metropolitana de Welligton justo al lado del aeropuerto.

Sara me llevó por las calles de Miramar y me explicó donde estaban todas las empresas de postproducción entre ellas los estudios de edición.

Desgraciadamente no se puede entrar a Weta por las buenas porque es un lugar con cierto secretísmo por los trabajos que realizan, por nombrar alguno de los últimos podríamos hablar de Avatar.

También me cuenta que hay españoles trabajando en WETA, y que han habido canarios, pero que la política de la empresa es contratar para proyectos con lo cual no es que sea un trabajo muy estable como traerse la familia.

Desgraciadamente no hay un museo del señor de los anillos, de momento, así que fuimos a la tienda de Weta que era chiquita pero muy resultona:

IMG_0239-VUELTA AL MUNDO

La tienda realmente no es tan grande pero tiene muchas cosas que hacen las delicias de cualquier friki entre ellas la galería de replicas del señor de los anillos:

IMG_0221-VUELTA AL MUNDO

¡Mirad quién se ha colado en la tierra media, un enano palmero!

IMG_0223-VUELTA AL MUNDO

IMG_0225-VUELTA AL MUNDO

IMG_0227-VUELTA AL MUNDO

Una de las empleadas de la tienda puso al enano dentro, cuando se lo pedí me dijo “nos viene gente de todo el mundo para hacer cosas raras y eso nos encanta”.

A mi me sacaron una replica 1:1 de District 9 para hacerme una foto para la posteridad:

IMG_0233-VUELTA AL MUNDO

Después de salir de la tienda la lluvia siguió incordiando mi visita a Welligton pero intentamos hacer un poco el guiri yendo hasta Mt Victoria donde se sacan unas panorámicas magnificas de la ciudad si no hay un temporal de viento y agua…

IMG_0242-VUELTA AL MUNDO

Por suerte por el otro lado de la ventolera y pude sacar una foto al aeropuerto de Welligton que tiene una pista muy pequeña (1930 metros), para que se hagan una idea Tenerife Norte que no es un aeropuerto grande tiene 3400 metros de pista.

IMG_0241-VUELTA AL MUNDO

Esto limita mucho la operatividad del aeropuerto y hace que los Airbus 320 y Boeing 737 no puedan despegar con el deposito lleno y no se pueda operar vuelos internacionales de larga distancia que tienen que volar desde Christchurch o Auckland.

Que tengan un buen fin de semana 😀

Comentarios { 0 }

Primer contacto con Wellington

IMG_1284-IPHONE

Era viernes y la lluvia parecía haber parado un poco en comparación con el día anterior pero solo fue algo momentáneo. Me tocaba devolver al kiwi móvil de nuevo a Ace Rentals que me habían dado un coche peor de lo que había pagado.

No era la primera vez que conducía por ciudad y a pesar de que Welligton tiene la población de Las Palmas de Gran Canaria aunque en centro de la ciudad es la mitad que Las Palmas me puse un poco nervioso, eso de conducir con tres carriles por la izquierda no era moco de pavo.

Tras perderme un poco y rellenar el depósito del coche fui a dejar el coche y hablar con el manager para discutir la situación del coche y la verdad es que aluciné en colores pero de forma positiva.

IMG_1277-IPHONE

Fui a hablar con el manager de la franquicia para comentarle lo que había pasado y en vez de pasar de mi como en España con simplemente explicarle la situación me hizo una devolución tanto del dinero de los días que me había pagado y un extra por haberme dado un cacharro de coche con unas llaves que dejan que desear. Un diez a la gente de Ace Rentals.

Rob, el manager, tenía que ir a entregar un coche a Welligton y me alcanzó hasta la ciudad y justo en ese momento empezó a llover como el día del juicio final, en ese momento me tuve que despedir de pasear por las calles de Welligton aunque por suerte pude ir al Te Papa.

El Te Papa es el museo nacional de Nueva Zelanda y que a día de hoy es uno de mis museos favoritos en el mundo y no solo porque sea gratis. En lugar de hacer mini museos de arte, historia e historia natural en Welligton sólo existe un museo para albergar todo, un concepto que volvería a ver en Melbourne semanas después.

Otra de las cosas que me sorprendió era ver a un montón de familias un viernes por la mañana sin ser festivo y la cantidad de actividades que hay para niños, a mi me encantan los museos y me alegra ver cuando se le acerca el interés por la cultura y el conocimiento, el museo tiene que ser interactivo y con eso no me refiero a juegos en flash sino a que te haga vivir la experiencia.

Después de visitar el museo empezó a caer un chaparrón (ese fin de semana hubieron inundaciones en el país) y me fui a descansar a casa de mi salvadora palmera pues el día anterior había hecho más de 400 kilómetros en coche y como diríamos en mi isla “estaba molido con un higo”.

En el camino me encontré con este WTF:

[WTF] GITANO

En el próximo post del viaje os hablaré de mi visita a la cuna del señor de los anillos, Miramar… que no Miramax.

Por cierto os invito a visitar la web del Te Papa para ver más información de este formidable museo ya que no pude sacar fotos dentro del museo: http://www.tepapa.govt.nz/

Comentarios { 1 }

On the road again, asalto final a la isla norte de Nueva Zelanda

IMG_0213-VUELTA AL MUNDO

DISCLAIMER: yo no hice eso

Tras dormir pocas horas y con un sabor a cerveza en mi boca desayuné algo y me puse al volante del kiwi móvil. Mi plan era visitar las montañas de camino a Welligton.

Poco kilómetros después de salir del hostel me para un control de policía, posiblemente los primeros polis que veía en Nueva Zelanda y de repente sin motivo alguno se me ponen los huevos de corbata ya que a lo mejor puedo tener algún problema por no tener problema por no tener el carnet internacional.

Total que paro el coche y me pongo a hablar con el policia:

Policia: Morning… Can I have your driver license please? (me puede dar el carnet de conducir)
Yo: Yeah… sure (Pos claro miniño)

El policía se pone a mirar el carnet durante medio minuto y empezaba a sudar pensando que iba a tener alguna movida pero luego pensé “chacho si te lo alquilaron no debe haber problema”.

El policía me devuelve el carnet me mira a los ojos y me dice “GRACIAS AMIGO” el gracias amigo lo dijo en español con un acento neocelandés que casi me provoca un ataque de risa pero claro era un agente de la ley.

Seguro que el amigo había corrido los toros en San Fermín, para los neocelandeses España no es charanga y pandereta es San Fermín y la tomatina de Bunyols.

IMG_0212-VUELTA AL MUNDO

Pero volviendo a la carretera allí estaba yo por esos paisajes tan bonitos y con la radio sin apenas pillar ninguna emisora en FM hasta que llego a un pueblo donde pongo gasolina para no quedarme tirarme en medio de la nada sin cobertura.

El señor de la gasolinera aparte de ponerme la gasolina me limpió el cristal delantero y cuando le fui a dar una propina se negó, supongo que sería porque llené el deposito.

IMG_0211-VUELTA AL MUNDO

Un par de horas después por esos parajes tan bonitos de los que ahora me arrepiento de no haber hecho un montón de fotos llegué hasta a Ohakune un pueblo que en invierno con las nevadas es un sitio que en las guías y en internet se prometía como un sitio molón para pasar el día y visitar las montañas resultó que no estaba nevado para mi desdicha.

Visto que mi parada del día se había ido al garete me paré a pensar que hacer después de revisar el tiempo y decidí tomar camino hasta Welligton pesar de que quedaba unos cuantos kilómetros.

Llamé a Sara, una palmera que vive en Welligton y que fue mi host durante mis días en Welligton para preguntarle si había problema por tomar vereda (ir) a Welligton ese mismo día por la noche.

Me tomé un café y decidí seguir hasta Welligton, a lo tonto me hice 470 kilómetros en un día con el kiwi móvil. A mitad de camino paro en el pueblo de Waiouru con intenciones de visitar el museo del ejército neocelandés que en Maori se llama “Te Mata Toa”, desafortunadamente no tenía tiempo de parar mucho tiempo si quería llegar de día a Welligton pero si tenía cinco minutos para parar y descojonarme viendo el cartel.

IMG_1274-IPHONE

Después de salir de Waiouru hice un par de paradas para descansar y en una de esas me encontré una bandera española en el porche de una casa, iba a tocar la puerta pero no había nadie en la casa así que seguí de largo.

IMG_0219-VUELTA AL MUNDO

Una hora larga después estaba llegando a Welligton la capital de Nueva Zelanda que en su región metropolitana tiene una población similar a Las Palmas de Gran Canaria pero que aún así era una urbe.

Se acaban los paseos escénicos y llegaba la urbe con todos sus carriles a la izquierda y para colmo se me había hecho de noche y llovía a cántaros.

Por suerte no me perdí y llegué sano y salvo hasta casa de mi salvadora palmera.

En la próxima entrada os hablaré de lo poco que pude ver de Welligton por culpa de una tormenta que estaba arreciando la capital neocelandesa durante mi visita.

Os dejo un par de vídeos que hice mientras conducía por la isla norte Nueva Zelanda, no se asusten del final.

Comentarios { 4 }

No todos los mochileros somos unos gambiteros

Atardecer en la isla sur de Nueva Zelanda

Después de tomar el tazón de sopa y recuperado del black water rafting me di cuenta que no tenía nada en el coche para cenar, ni unos tristes noodles y una lata de atún, así que le dije a Jon (el chico vasco que conocí en la actividad) que si quería ir al New World (el mercadona de Nueva Zelanda) para comprar “algo”.

Nos subimos en el kiwi móvil y fuimos raudos hasta el pueblo a comprar víveres para la noche. El New World de Te Kuiti estaba bastante muerto apenas habían cinco personas comprando en todo el súper.

Cuando estaba comprando unas patatas fritas me encuentro con que la marca de las patatas se llamaba ETA y que en la etiqueta trasera ponía “ORGULLOSOS DE NUESTRO PRODUCTO DESDE LOS 70” a mi me resultó un poco WTF.

WTF: ETA

Después de comprar las provisiones habituales nos encontramos con la nevera de las cervezas, si bien la comida de perros en los supermercados de Nueva Zelanda tiene refrigeradores como los que tienen los yogures en España, las cervezas tenían una cámara frigorífica del tamaño de mi dormitorio en casa.

Saben esas cámaras frigoríficas donde encierran los mafiosos a los inocentes en las pelis para que mueran congelados, pues de ese estilo era.

Finalmente nos decidimos por la cerveza más barata, la Ranfurly, que estaba de oferta a un dólar (0,55€) la lata de 440ml todo un chollo en las antípodas.

Un cuarto de hora después ya estábamos de vuelta en la hostel/guest house del rafting y empezamos a cocinar unos spaguettis.

La verdad que esa cena en el hostel parecía un chiste porque éramos una griega, un austríaco, un francés, un vasco y un canario. Personas tan dispares que en la vida nos hubiéramos conocido allí estábamos preparando la cena juntos.

IMG_1270-IPHONE

Jon conoció a sus dos compañeros de viaje (Sylvain y Hannes) mientras estaba de Erasmus en Bath y después de unos años para preparar y decidir la aventura se embarcaron en este viaje, yo los conocí en el ecuador del viaje y ahora andan por Latinoamérica.

La chica de la cual no recuerdo el nombre llevaba casi un año viviendo en Australia con una working holiday visa y nos estuvo hablando de su novio y su extraña filosofía de vida toda la noche, me imagino que la pobre chiquilla se sentía intimidada con tanto hombre alrededor y por eso nos lo recordaba tanto; yo en su caso a lo mejor me hubiera dado cosica o no vete tu a saber…

Es la noche de la que posiblemente tenga mejores recuerdos tengo del viaje, supongo que son las pequeñas cosas que con el tiempo se hacen grandes ya que me pasé viajando solo los dos meses y quitando las visitas a mis amistades canarias como Reena (que me acogió en Singapore) o Javier Sampedro (un chicharrero* que vive en Hong Kong) siempre estuve solo durante el viaje.

18 cervezas después nos fuimos cada uno a su cama después de muchas risas y historias de las que no recuerdo muchos detalles pero que me dejaron un buen sabor de boca.

Nota: el título de esta entrada viene por una noticia que ha salido en el Guardian (períodico inglés) que comentaba hoy Paco Nadal en su blog sobre los ingleses que van de Gap Year a ponerse hasta el ojete de todo.

CHICHARRERO: Habitante natural de Santa Cruz de Tenerife aunque se suele extender a los habitantes de la isla por defecto.

Comentarios { 1 }