Archivo | Vivencias RSS para esta sección

Operación no winter blues: día 0 (domingo)

Pagando mi doble insularidad me tocó volar con Binter por la mañana para llegar a Gran Canaria para empezar esta aventura fuera de lo común que es esto de comparte tu fortuna.

Fui el primero en llegar al hotel y tras unas horas de espera a que empezará a llegar toda la gente sobre la una de la tarde mayormente de Gran Canaria y Tenerife.

Cual fue mi sorpresa que me tocó en la aviación a Fabián, un chico de Las Palmas con que hice el casting con lo cual eso ya me quitó un gran peso de encima.

El almuerzo la verdad es que no estuvo mal, nos estamos quedando en un hotel de cuatro estrellas y eso se nota.

Después del almuerzo aproveché para darme un baño en la piscina y echar la siesta antes de la reunión de grupo.

En la reunión que duro un par de horas se nos explicaron todos los aspectos a tratar de la campaña (que tiene muy buena pinta, ya lo veréis) y como hacerlo usando una filosofía muy 2.0.

La verdad que nada reseñable es este día cero, prometo que el post del día uno tendrá mucha más chicha pero de momento esto todo lo que puedo decir.

Para colmo todavía no sé cual es el país al que vamos, se anunciará en unas horas en una rueda de prensa donde a mis noventa y nueve compañeros y a un servidor se nos dará las bandas de embajadores de Canarias (le debería pedir consejo a mi prima que ganó Miss Tenerife la semana pasada sobre el tema de llevar bandas).

Lo dicho gente esto promete mucho y mañana prometo postear algo más completito con alguna foto del camino a la batalla contra el winter blues desde el país de destino.

Comentarios { 4 }

Operación No Winter Blues: casting en Gran Canaria

El viernes estuve por Gran Canaria casting de los embajadores de Canarias y voy a aprovechar como comentarles como ha ido el día.

Tomé el primer vuelo de La Palma a Gran Canaria ya que la organización no realizó un casting en La Palma mientras que sin embargo casting en cuatro islas (con lo cual no está la excusa de que sólo se hace en las capitales) y me ha costado participar en el casting la «módica» cantidad de cien euros.

Venía ciertamente apurado de Gando pensando que cuando llégase iba a estar todo el pescado vendido pero no fue así.

A la llegada al Tryp Iberia me encontré con un tumulto de gente para conseguir los números para el casting, a mi me tocó el 112.

Pasé unas tres horas esperando en lo que sólo avanzaron cincuenta personas y decidí a dar una vuelta.

Cuando volví de echarme una caña e ingresar dinero en el banco sólo habían pasado cinco personas, total que visto el ritmo que veía me fui a almorzar y descansar un poco.

Sobre las tres de la tarde y tras media hora media hora empezaron a llamar al 76, a mi aún me quedaba un poco más.

Tras un par de horas de espera llego mi turno entramos seis personas donde nos hicieron unas preguntas sobre porque recomendar Canarias y que haríamos para promocionar el archipiélago.

La verdad es que salí bastante contento del casting, ahora a esperar la llamada de la organización a ver si estoy admitido entre los cien o no.

He estado leyendo para compilar datos de lo que se está moviendo y por lo que he leído supuestamente nos llevarán a Gran Canaria el día antes del vuelo de concentración (como a los futbolistas) para explicarnos los objetivos de la campaña y darnos la ropa ya que en la hoja de participación pedían medidas tanto de zapatos, como de abrigo y pantalón.

El día 19 saldremos en un vuelo que presumiblemente será charter (tengo curiosidad por saber que compañía) con los cien participantes y la organización hacía alguna capital escandinava que solo pueden ser Coppenhagen, Oslo, Estocolmo o Helsinki.

Me alegro que el gobierno de Canarias apueste por el social media y el impacto 2.0, a ver como sale todo.

Esperemos que pueda ir y llevar un seguimiento diario desde el blog y desde twitter.

Comentarios { 3 }

Casualidades en Londres

Era un lunes diez de diciembre de 2006, acababa mi primer viaje a Londres y allí estaba en la estación de Bayswater para empezar el camino de vuelta a Salamanca.

Lo que se suponía que tenía que ser un trayecto sin paradas en la circle line no lo fue, como es normal en el metro de Londres en hora punta siempre había problemas.

Salí del tren en Paddigton y le pregunté como llegar a Liverpool station y el señor del metro simplemente me dijo «siga a ese tipo».

Y así hice, no tenía mucho tiempo para divagar entre que hacer o que no hacer.

Al llegar al andén para tomar la Hammersmith line me encontré con el hombre que había tenido que seguir para encontrar el camino a mi destino.

Me pongo a hablar con el tipo, un inglés de unos treinta y poco, nos ponemos a hablar mientras llega el metro y en ese momento se dio una situación cuanto menos surrealista.

¿A dónde va usted?

–Voy a Stansted

Casualmente yo también, es la primera vez que voy.

–Sígueme al tren entonces, pero de todos modos está bien señalado.

¿Con que compañía vuela?

–Con Ryanair

Caramba, yo también vuelo con Ryanair.

–¿A dónde va?

De vuelta a España, a Salamanca pero tengo que tomar un vuelo a Valladolid

–¿Valladolid?

Si, Valladolid ¿por qué?

–Voy a tomar un vuelo a Valladolid

¡Es imposible!

Resultó que el señor trabajaba para una empresa  que llevaba los sistemas de pintura de los coches en la fabrica de Renault en Valladolid, nos volvimos a encontrar tanto en el aeropuerto como en la recogida de maletas pero no le volví a ver nunca más.

Han pasado casi tres años y todavía me quedo alucinado pensando en las posibilidades para que se diera esto, ya que una cosa es coincidir con alguien de Tenerife que vaya en el tren de Salamanca a Madrid y vaya en el mismo vuelo que tu (que se me ha dado el caso), pero esto es muy distinto.

Espero que os haya gustado la anécdota, ya empiezo a tener batallitas de abuelo.

Comentarios { 2 }

Inter Ryanair (VI): 21 de junio, postales de un domingo en Berlín.

Después de una marcha antisistema y otra marcha (esta por varios garitos de Berlín) el domingo fue un día de lo más relajado.

Tomamos el metro a Kreuzburg (el barrio turco) para desayunar algo que no fuera un kebab y visitar un rastro.

El rastro (del cual no me arrepiento de no haber sacado fotos y que no recuerdo el nombre) fue una experiencia curiosa, era como un fleamarket de los alemanes pero a lo bestia y todo súper organizado.

Estuve a punto de pillarme una Smena pero al final no la pillé.

Después de eso tomamos el metro para ir a ver alguno de los conciertos de la fiesta de la música que habían por todo el centro (sin billete para variar) y en ese momento vino una de las frases del viaje de Paco.

«Carlos, ese hombre me suena. Una de tres: o hace kebabs, o es taxista o es revisor del metro.»

Y ni vendía kebabs, ni era taxista.

Por suerte el tren iba lleno hasta los topes y no nos pidieron el billete, a pesar de que nos faltaban dos paradas consideramos que lo razonable era salir del tren en la siguiente parada.

Y allí estábamos paseando por los parques para llegar a los conciertos, y que parques mi amigo, yo en Berlín sencillamente alucino con los espacios verdes dentro de la ciudad, en ese sentido la ciudad es maravillosa.

Berlín es demasiado bohemia, todo el mundo va a su rollo y eso es algo que me encanta pero se respira un ambiente de buen rollo.

Y las bicicletas, oh las bicicletas…

Kebabs a 1,60€!!!

Kebabs a 1,60€, esta ciudad es el paraíso.

Llegamos a un concierto de Rockabilly y la verdad es que el publico merecía una sesión.

El futuro

Después de estar un par de horas por la fiesta de la musica tomamos rumbo a la casa pero antes hicimos una parada en turco a comer algo, le contamos que había venido de Canarias, le pedí hacer unas fotos al local y nos invitó a un té.

Descansamos y fuimos al reichstag pero por desgracia nos empezó a llover y por un despiste me quedé sin batería, pero para la próxima vez tengo pendiente volver al parlamento, que tiene unas vistas geniales.

Reichstag
Tormenta en el Reichtag

Pase de invitado con las fotos de todo el viaje

Comentarios { 2 }

Inter Ryanair (V): 20 de junio, batalla campal en Tempelhof

Tempelhof Squat

Sabía que ese sábado no iba a ser un día más de guiri, la verdad no todos los días se ocupa un aeropuerto acompañando a centenares de antisistema.

En La Palma no tenemos muchas manifestaciones multitudinarias, allí solo nos reunimos en masa para la bajada de la virgen y los carnavales.

Pillamos el metro y nos dirigimos a Tempelhof a eso de la media tarde.

Para quién no conozca un poco la historia de Berlín les voy a explicar un poco sobre este lugar:

Tempelhof era el aeropuerto del centro de Berlín empezado a construir en los años 20 pero terminado por los Nazis, la verdad es que el aeropuerto era adelantado a su época con su gigante hall.

La expansión del aeropuerto se vio truncada por la segunda guerra mundial y tras finalizar la guerra se produjo el famoso puente aéreo de Berlín.

Como muchos sabréis Berlín quedo separada en cuatro partes tras el final de la guerra de esas cuatro tres eran aliadas (Francia, Estados Unidos y Reino Unido) y la URSS.

Por aquel entonces se forma la RDA (Republica “democrática” alemana) que era un estado satélite de la URSS.

El bloque comunista decidió bloquear Berlín por tierra para que los aliados se quedaran sin suministros y abandonasen Berlín occidental, pero las tropas aliadas decidieron crear un puente aéreo para suministrar comida y combustible a la ciudad.

Por ello durante once meses cada noventa segundos un avión aterrizaba con combustible, comida y todo lo necesario para la subsistencia de la ciudad.

Pero volviendo al presente el aeropuerto fue cerrado hace un año ya que sólo era usado para vuelos regionales y pensando en la unificación de los tres aeropuertos berlineses (Tegel, Schonefeld y Tempelhof) en el Berlin-Branderburg airport (donde se encuentra actualmente Schonefeld).

Tempelhof Squat

Tempelhof es un trozo de tarta muy grande en el pastel inmobiliario de la capital teutona que puede tener muchos usos, desde un campo de golf en el centro de Berlín hasta viviendas sociales, pero los grupos antisistema no confían en la buena fe del ayuntamiento y el gobierno federal.

Era mi primera vez en un evento de este tipo y no sabía que esperar.

Cuando llegamos al aeropuerto lo primero que me encuentro es a un montón de punkis haciendo botellón a unas decenas de metros de la puerta de la terminal, gente de todas las edades que había ido a pasar el sábado.

Tempelhof Squat

La verdad que me esperaba más, una batalla campal a media tarde, pero no fue el caso. Nos vino un tío brasileño alemán con pintas de Risto Mejide a hablar con nosotros haciendo preguntas de que hacíamos por aquí, que eramos Españoles, que aquí no pintabamos nada.

La verdad que el hombre tenía una pinta de secreta que no se la podía quitar pero le seguimos el rollo.

Tempelhof Squat

De repente llega un taxi y la gente que estaba esperando para la manifestación les bloquea el paso hasta la llegada de los policias alemanes.

Oigo una discusión subida de tono, resulta que un punki se está metiendo con un policia en el cordón me acerco a primera fila para sacar una foto en caso que pasará algo.

Tempelhof Squat

Escucho a un chico de mi edad hablando en inglés pero con un acento catalán cerrado, le pregunto si es Español y me dice que es de Barcelona.

Hablo durante menos de un minuto con él cuando una voz desde donde estaba la prensa nos pregunta si somos de España. El redactor llevaba una camisa roja y cuando le respondía me di cuenta que me sonaba la cara pero no me di cuenta de que, hasta que me di cuenta que eran de callejeros.

En ese momento le comentó al catalán que estás cosas en España no pasan, que ya habríamos tirado el aeropuerto a cachos (o algo por el estilo) y el reportero me volvió hablar y yo le solté eso aunque con mi acento canario a lo mejor me subtitulan como a los andaluces.

Tempelhof Squat

El que supongo que es el lider empieza a dar un discurso en perfecto alemán y la gente se empieza a mover, tampoco con mucha fuerza pero se empiezan a mover en tropel hasta que llegan los anti disturbios teutones.

Tempelhof Squat

Empiezan a llover hostias como panes patrocinadas por la policia alemana, no importa raza ni color, pegaban a todos por igual.

IMG_1544

Pillan a uno que para ellos se ha pasado de raya y no tienen problema en aplastarle la cabeza.

Tempelhof für alle

Pero no es a él solo.

Tempelhof für alle

Pero esto es Berlín, mientras la policia antidisturbios está dando estopa a unos pocos metros te pueden comer un rico helado de vainilla.

Todo seguía parado, el camión de agua estaba parado enfrente de una multitud asentada.

Tempelhof Squat

Me coloco con los periodistas y les pregunto porque llevan casco, uno me comenta que es por las piedras que te pueden lanzar y otro fotógrafo me comenta que por la policia, cualquiera diría que estamos en Berlín en vez de en Beirut.

Tempelhof Squat

El ambiente en la terminal era cuanto menos surrealista, estas escenas nunca se darían en España.

Tempelhof Squat

La gente empieza a caminar por una avenida y mi amigo Paco y yo nos unimos a la multitud porque en la puerta de la terminal ya estaba todo el pescado vendido.

Tempelhof Squat

Por el camino encuentro otro coche de helados, una batucada y un montón de grupos de amigos bebiendo y fumando, cualquiera diría que estoy en una manifestación

Tempelhof Squat

Pero hay los centenares de policias que están en la avenida nos recuerdan que no estamos en un alegre botellón veraniego.

Sigo camino unas decenas de metros más y se monta algo de jaleo, la verdad es que no sé que pasa pero voy corriendo con mi cámara para verlo.

Tempelhof für alle

Tempelhof Squat

Tempelhof Squat

Sin comerlo ni beberlo estos chicos fueron agarrados por los «amistosos» anti disturbios.

Después de eso pasaron a mayores

Tempelhof Squat

Pero la muchedumbre en vez de redimirse o utilizar la violencia tiraron de bailes y canticos contra los policias.

Tempelhof Squat

Llegamos al barrio turco y allí toca correr para evitar ser embestidos por la policia, corriendo como un loco como si fuera perseguido por los infectados de 28 semanas después o un encierro de toros.

Los vecinos miraban por la ventana como si fueran San Fermines hasta que fuimos bloqueados en una calle.

Yo... me echo una cerveza... y me relajo...

Sinceramente (de momento) ha sido mi mejor experiencia dentro de un viaje, porque ir de turismo para ver museos es una cosa que no está mal pero tener la oportunidad de vivir la ciudad al cien por cien es algo que no se da todos los días.

Si quieren ver todas las fotos de la manifestación hagan click aquí

Comentarios { 6 }