Etiquetas | fotos

Un paseo por Oslo

Por un fallo de agenda solo tuve un día en Oslo pero ese día fue como la película de los años ochenta “todo en un día”.

Uno no va a Oslo todos los días así que decidí aprovechar para pasear por la ciudad y visitar un par de museos en los momentos de lluvia.

Mi primera parada fue Karl Kohans gate que es la calle principal de Oslo, lo que viene a ser la calle real en Santa Cruz de La Palma o la calle Castillo en Tenerife (pero sin tanta cuesta).

P1000007-NORUEGA.jpg

Allí estaba la universidad de Oslo justo en el centro de la ciudad, aunque no había demasiado moviemiento:

Universidad de Oslo

Politi!

Decidí callejear sin rumbo, que es como me gusta explorar las ciudades y como el centro de Oslo no es muy grande se podían ver bastantes cosas como esta estatua al lado del ayuntamiento.

P1000022-NORUEGA.jpg


Tengo que decir que me encantan las ciudades que dan al mar, mayormente porque me crié viviendo al lado del mar, el olor a yodo es casi una nicotina para mi.

P1000042-NORUEGA.jpg

P1000046-NORUEGA.jpg

P1000050-NORUEGA.jpg

Después de pasear un poco por el paseo marítimo decidí coger el mapa para ver que tenía cerca para poder visitar y tomé camino hasta el palacio real.

P1000071-NORUEGA.jpg

P1000076-NORUEGA.jpg

P1000079-NORUEGA.jpg

P1000081-NORUEGA.jpg

P1000080-NORUEGA.jpg

Desafortunadamente de repente empezó a llover, y cuando digo llover es llover a cántaros, así que decidí hacer la actividad más lógica que era ir a cubierto y visitar los museos de la ciudad.

Primero estuve en el museo de historia (entrada gratuita) que no es muy grande pero que tiene piezas bastante interesantes sobre todo de los vikingos y de arte católico con un rollo bastante distinto a lo que solemos tener en España.

P1000097-NORUEGA.jpg

A la salida del museo me encontré con Citroen tiburón, que vale no es nada noruego pero me gustó y si soy sincero es el primero que he visto en mis 22 años de vida.

P1000098-NORUEGA.jpg

En el otro lado de la acera estaba este edificio que formaba parte de la universidad pero que no tengo idea de que es pero me pareció digno de enseñar.

P1000101-NORUEGA.jpg

La siguiente parada fue la galería nacional donde aparte de “El grito” de Edward Munch hay gran cantidad de cuadrados super interesantes en particular me gustaron las paisajes de Johan Christian Dahl .

P1000102-NORUEGA.jpgP1000103-NORUEGA.jpg

El museo tiene una tienda muy interesante y una cafetería bastante molona.

Desgraciadamente al salir volvió la lluvia con lo cual mi callejeo se convirtió en una aventura por no empaparme…

En el próximo post la segunda parte del recorrido 😛

Comentarios { 5 }

Inter Ryanair (VI): 21 de junio, postales de un domingo en Berlín.

Después de una marcha antisistema y otra marcha (esta por varios garitos de Berlín) el domingo fue un día de lo más relajado.

Tomamos el metro a Kreuzburg (el barrio turco) para desayunar algo que no fuera un kebab y visitar un rastro.

El rastro (del cual no me arrepiento de no haber sacado fotos y que no recuerdo el nombre) fue una experiencia curiosa, era como un fleamarket de los alemanes pero a lo bestia y todo súper organizado.

Estuve a punto de pillarme una Smena pero al final no la pillé.

Después de eso tomamos el metro para ir a ver alguno de los conciertos de la fiesta de la música que habían por todo el centro (sin billete para variar) y en ese momento vino una de las frases del viaje de Paco.

“Carlos, ese hombre me suena. Una de tres: o hace kebabs, o es taxista o es revisor del metro.”

Y ni vendía kebabs, ni era taxista.

Por suerte el tren iba lleno hasta los topes y no nos pidieron el billete, a pesar de que nos faltaban dos paradas consideramos que lo razonable era salir del tren en la siguiente parada.

Y allí estábamos paseando por los parques para llegar a los conciertos, y que parques mi amigo, yo en Berlín sencillamente alucino con los espacios verdes dentro de la ciudad, en ese sentido la ciudad es maravillosa.

Berlín es demasiado bohemia, todo el mundo va a su rollo y eso es algo que me encanta pero se respira un ambiente de buen rollo.

Y las bicicletas, oh las bicicletas…

Kebabs a 1,60€!!!

Kebabs a 1,60€, esta ciudad es el paraíso.

Llegamos a un concierto de Rockabilly y la verdad es que el publico merecía una sesión.

El futuro

Después de estar un par de horas por la fiesta de la musica tomamos rumbo a la casa pero antes hicimos una parada en turco a comer algo, le contamos que había venido de Canarias, le pedí hacer unas fotos al local y nos invitó a un té.

Descansamos y fuimos al reichstag pero por desgracia nos empezó a llover y por un despiste me quedé sin batería, pero para la próxima vez tengo pendiente volver al parlamento, que tiene unas vistas geniales.

Reichstag
Tormenta en el Reichtag

Pase de invitado con las fotos de todo el viaje

Comentarios { 2 }

Inter Ryanair (II): 16 de junio, un día en Milano.

El plan en un principio de las personas con las que iba era ir a Berlin pero los precios de Easyjet estaban bastante caros así que en vez de gastarnos el dinero en el vuelo preferimos gastarnos la diferencia en pasar un día por Italia.

Después de un montón de turbulencias llegamos a Milan Bergamo, uno de los mayores hubs de Ryanair, sin apenas haber dormido la noche anterior.

Revisamos las opciones que teníamos para llegar a Milan y decidimos optar por el bus de Autostrada que por un tres por dos nos salió a doce euros por cabeza ir a Milan ida y vuelta.

Después de una hora de guagua que aprovechamos para dormir llegamos a la estación central de Milan donde buscamos un punto de información turística para pillar unos mapas.

Decidí recuperar fuerzas yendo a McDonalds (que es lo más barato siempre) y probé los conos de helado a setenta céntimos que eso era gloria bendita.

La verdad que el día en Milán no fue todo lo productivo que esperaba, nos pasamos la mitad del día tirados en los parques porque las temperaturas con acompañaban, aquel día había casi cuarenta grados aunque aquel termómetro estuviera empeñado de que estabamos en el polo norte.

Yo no recomendaría a nadie Milán para irse de vacaciones, eso sí desde que estuve la recomiendo para hacer paradas técnicas como hicimos para ir a Berlin.

Una cosa que siempre me llama la atención cuando viajo al extranjero son los supermercados, la verdad es que una cosa de friki, pero me encanta mirar los estantes a ver si hay productos raros y a que precios están ciertas cosas comparadas con La Palma o la península.

Resulta que el Lipton Ice de litro y medio cuesta ochenta céntimos y venden unos sobres para hacertelo en tu casa (que eso como dice mi abuela es agua y polvos) si alguien va a Italia y me quiere regalar algo que me traiga bolsitas de Lipton Ice de Mango.

La verdad  es que no hay mucho que contar de ese día en Italia, mucho calor y mucha pija suelta…

Un consejo si que os doy tened cuidado cuando vayáis a comer en Milan (y en Italia en general) si os vaís a comer una pizza pedirla para llevar o sino os pasará como a un servidor que le cobraron dos euros por sentarme en una mesa a comer una pizza, que tu me dices pagar dos euros por un sitio guiri como el Duomo lo paso, pero en un sotano de una pizzeria normalita no.

A la vuelta a Bergamo nos encontramos una gente de Astorga con los que pasamos la noche en el aeropuerto hasta pillar nuestro siguiente vuelo a Berlin.

Os dejo unas fotos y os prometo que las próximas entregas del diario serán más interesantes ^^!

Tranvia de Milan: gratis para todos y con el autobús tres cuartos de lo mismo.

WTF!

Motoristas, una plaga.

Siesta a la Milanesa

A la izquierda un tío que no es comunista, pero que tampoco siente ni padece porque para vestir de esas formas a treinta y pico grados…

A la derecha una señora con una bicicleta, no tiene mucho más la foto.

Izquierda: Parque Giamaldo… algo más

Derecha: Tranvía con publicidad de TAM

Y ahora las típicas fotos de guiri:

La catedral

Galeria Victoria Manuelle

Y una fortaleza que no recuerdo.

Comentarios { 1 }