Etiquetas | inter ryanair

Inter Ryanair (VII): 34 horas en Estocolmo

Reconozco que me he comido un par de días del viaje y que llevo DEMASIADO sin escribir este pequeño diario sobre mi pequeña aventura del mes de junio de 2009.

Lo que iban a ser tres días en Berlín acabó siendo una semana. Por suerte había comprado un montón de billetes de Ryanair con lo cual tenía bastante flexbilidad para volar esa semana entre Berlín y Estocolmo.

Terminé volando el martes por la tarde a Estocolmo con prisas de perder el avión como siempre.

Llegue al aeropuerto de Svasta (Nykoping) sobre la media noche y en ese momento se me presentaban dos opciones que eran o pasar la noche en el aeropuerto y volar al día siguiente a Letonia o quedarme un día y unas pocas horas en Suecia.

Teniendo en cuanta que sólo tenía cinco minutos para decidir antes que saliera el último bus entre pasar un día en Suecia o en Letonia y como tenía un host de CouchSurfing decidí pasar el día en Estocolmo.

Para el que no lo sepa el aeropuerto de Nykoping está a más de cien kilómetros tiempo más que suficiente para echar una cabezada.

Estación central 00:30 AM

El bus deja en la estación central de Estocolmo que tenía este aspecto a la una de la mañana.

Después de dar unas vueltas perdido por el centro de la ciudad (no hay oficina turística abierta a la media noche) y gracias a un conserje de un hotel que me buscó en google maps donde estaba y me dejó un mapa con indicaciones.

Llegué al metro y justo al bajar las escaleras vi como se iba el último tren de la línea que tenía que coger para llegar a la casa donde me iba a quedar, por suerte uno que me dejaba a medio camino estaba por salir un par de minutos después.

Tras caminar por una larga avenida en sentido contrario un chico de sueco de mi edad que hablaba castellano perfecto me explicó como llegar a mi destino después de verme dos veces pasar por delante suya en diferente sentido.

Total que llegue sano y salvo a casa de mi host que me tuvo que echar a las siete de la mañana del piso porque se iba de viaje.

Y allí estaba yo con mi mochila de nuevo en medio de Estocolmo a las siete de la mañana pero por el sol parecía mediodia en Canarias.

Después de dejar mis cosas en las taquillas de la estación central fui a la oficina de turismo donde me dieron un montón de opciones fuera de mi alcance económico en ese momento así que me dedique a pasear por Estocolmo aprovechando el día soleado que hacía sin saber donde iba esa noche.

No sé porque siempre he tenido esta fascinación que tengo con Suecia, puede que sea IKEA, ABBA o a lo mejor es culpa de Paco Martinez Soria.

Estocolmo es bastante diferente a Canarias aunque por suerte tuve la suerte de estar por allí un día con 25ºC y sol radiante.

Para matar la soledad y buscar donde dormir me fui a conectar a Internet a un seven eleven. Resulta que en Estocolmo hay una red de ordenadores para conectarse a internet en tiendas y cibercafés que usa un sistema centralizado.

Compré un billete de una hora por unas 20 coronas (2 €) del cual usé media hora, lo curioso fue que al volverme a conectar el ordenador me decía tenía una hora en vez de la media hora que supuestamente me quedaba, con lo cual tuve tarifa plana todo el día por dos euros.

Estaba paseando a mediodía por Gamla Stan (el casco antiguo) cuando vi una tienda de futbol con camisetas, bufandas y esas cosas. Entro dentro a curiosear y me da por preguntarle al dependiente si tiene alguna equipación del Tenerife (con eso que los suecos van tanto a Canarias) y me dice el de la tienda “no, pero tenemos una cosa de Las Palmas”.

Esperaba encontrarme con una equipación de la UD Las Palmas cuando me encuentro con esto!

AntiChicha

Una camiseta ANTI CHICHA en SUECIA, yo en la vida vi ninguna camiseta de estas en Gran Canaria y me encuentro esto en una tienda de Estocolmo.

Me empecé a descojonar vivo en la tienda y le pregunta muy amablamente si me dejaba sacar una foto de la camiseta.

Gamla Stan

Seguí paseando por Gamla Stan y me metí en Internet para buscar donde quedarme esa noche y me encuentro con que la persona que estaba al lado mío estaba en los foros de couchsurfing y en ese momento empiezo a hablar con él como si lo conociera de toda la vida a ver si me podía echar una mano con el tema de dormir bajo un techo esa noche.

Por suerte Steve mandó un par de SMS y me consiguió donde dormir, estuvimos caminando un buen rato por Estocolmo y me estuvo contando su vida de viajero (venía de estar medio año por Asia y estaba de vuelta de un viaje por Rusia y las republicas balticas.

Yo volví camino al centro de la ciudad para ver los barcos de la Volvo World Race y un poco más del casco histórico.

Swedish navy

Esto no es un velero 😛

Esto si son veleros 😀

Dog eating ice in june

Con el calor que hizo ese día en Estocolmo no me extraña que este perro estuviera lamiendo el hielo.

El museo nacional de Suecia.

El palacio real, era sobre las cinco de la tarde y ya estaba cerrado.

Puerta masonica?

Puerta masónica.

Si algo saqué en claro de ese día fue que después de esa visita relámpago quería volver otra vez para estar más de 34 horas, en la próxima entrega hablaré de mi visita a Letonia.

Os dejo un par de fotos más, si quieren ver todas las fotos de mi viaje de junio por Italia, Suecia, Alemania, Letonia y Reino Unido hagan click aquí.

De pesca

Afternoon

Comentarios { 3 }

Inter Ryanair (VI): 21 de junio, postales de un domingo en Berlín.

Después de una marcha antisistema y otra marcha (esta por varios garitos de Berlín) el domingo fue un día de lo más relajado.

Tomamos el metro a Kreuzburg (el barrio turco) para desayunar algo que no fuera un kebab y visitar un rastro.

El rastro (del cual no me arrepiento de no haber sacado fotos y que no recuerdo el nombre) fue una experiencia curiosa, era como un fleamarket de los alemanes pero a lo bestia y todo súper organizado.

Estuve a punto de pillarme una Smena pero al final no la pillé.

Después de eso tomamos el metro para ir a ver alguno de los conciertos de la fiesta de la música que habían por todo el centro (sin billete para variar) y en ese momento vino una de las frases del viaje de Paco.

“Carlos, ese hombre me suena. Una de tres: o hace kebabs, o es taxista o es revisor del metro.”

Y ni vendía kebabs, ni era taxista.

Por suerte el tren iba lleno hasta los topes y no nos pidieron el billete, a pesar de que nos faltaban dos paradas consideramos que lo razonable era salir del tren en la siguiente parada.

Y allí estábamos paseando por los parques para llegar a los conciertos, y que parques mi amigo, yo en Berlín sencillamente alucino con los espacios verdes dentro de la ciudad, en ese sentido la ciudad es maravillosa.

Berlín es demasiado bohemia, todo el mundo va a su rollo y eso es algo que me encanta pero se respira un ambiente de buen rollo.

Y las bicicletas, oh las bicicletas…

Kebabs a 1,60€!!!

Kebabs a 1,60€, esta ciudad es el paraíso.

Llegamos a un concierto de Rockabilly y la verdad es que el publico merecía una sesión.

El futuro

Después de estar un par de horas por la fiesta de la musica tomamos rumbo a la casa pero antes hicimos una parada en turco a comer algo, le contamos que había venido de Canarias, le pedí hacer unas fotos al local y nos invitó a un té.

Descansamos y fuimos al reichstag pero por desgracia nos empezó a llover y por un despiste me quedé sin batería, pero para la próxima vez tengo pendiente volver al parlamento, que tiene unas vistas geniales.

Reichstag
Tormenta en el Reichtag

Pase de invitado con las fotos de todo el viaje

Comentarios { 2 }

Inter Ryanair (IV): 18 de junio, día light en la capital teutona.

Me olvidé de poner el despertador y teniendo en cuenta que llevaba dos noches durmiendo en los suelos de Barajas y Milán hubiera servido más bien de poco haberlo puesto.

Me preparé para salir con mi parsimonia palmera y me fui al metro para ir a dar a Postdamer Platz.

Postdamer Platz después de la segunda guerra mundial sufrió por partida doble ya que fue destruida durante el conflicto y luego con la separación de Berlín quedó casi que en tierra de nadie.

Pero por suerte tras la caída del muro se ha convertido en una zona bastante molona.

Die Bahn Tower (Postdamer platz)

Esta es la torre de los trenes alemanes, no me imagino a Renfe teniendo un rascacielos así en Madrid la verdad.

Después de llegar al Sony Center decidí ir al museo del cine de la filmoteca alemana, que era un poco carillo pero decidí entrar a verlo.

Tiene dos plantas y es bastante curioso (por tonto deje la canon en la taquilla del museo) lástima de no tener fotos, de todos modos me dijeron que el guapo es el museo que se encuentra en las afueras que no fui en junio pero que es un must-see la próxima vez que vaya a Berlín.

Sony Center (II)

El Sony Center es un “regalo” de los japoneses a Alemania, se supone que representa el monte Fuji, pero supongo que será tomando sake en grandes cantidades.

La verdad es que el edificio es grandioso, en él se celebra la Berlinale (el festival internacional de cine de Berlín.

Tras echarle un vistazo a la tienda de Sony decidí caminar un rato para ver la ciudad de otro modo pasando por Postdamer Strasse y aprovechando para almorzar.

Como no me comí un kebab. En el camino al metro conocí a un joyero armenio que me dejó sacarle esta foto y me estuvo contando que había estado en Lanzarote hacía unos años.

Joyero armenio

Tras alegar un poco más y darme unas indicaciones tomé el metro para ir a Alexander Platz a reunirme con mis amigos.

Aproveché para hacer una parada en Zoo y dar un paseo rápido para luego tomar el suburbano hasta Alexander Platz.

Después de una larga espera aparecieron mis amigos que me pensaban que estaban más cerca de la TV TOWER de lo que pensaban.

Torre de la televisión (Alexander Platz) Prohibido prohibir.

Dimos un paseo por la zona de la isla de los museos aprovechando que era la tarde de los museos gratis pero las colas eran inmensas y pasamos de entrar a ninguno.

Berliner dom

Vestigios de otra epoca

Después de unas vueltas por el lugar nos vimos que en la terraza de un edificio había una fiesta y le dije a los chicos “no hay cojones de subir” y claro que fuimos.

Nos encontramos que era la puerta del hotel Roma de 5 estrellas y había un botones con bombín en la puerta pero digo total lo más que nos puedes hacer es decir NEIN!

“Si preguntan les digo que venimos a ver al señor López” entramos por la puerta como Pedro por su casa y no nos dijeron nada.

De inmediato localizamos el ascensor y nos metimos, allí bailamos el baile de victoria ya que el ascensor no necesitaba tarjeta.

Subimos a la cuarta planta y entramos a la terraza del hotel como demuestra la foto.

En la terraza del hotel Roma en Berlin

Intentamos hacernos con una copa de champagne Moet pero fallaba una cosa, no ibamos emperchados, llegamos a ir con traje y hubiera colado.

A los cinco minutos un amable camarero nos pregunto que hacíamos en la terraza, que era una fiesta privada. Salimos por patas esperando que nos rompieran la cara los matones del Hotel pero esto es Alemania, todo es felicidad.

Estuvimos dando unas vueltas más y nos fuimos cada uno por su lado, yo tenía ganas de descansar, mañana tocaba el primer día en serio en Berlín.

Organillo

Comentarios { 4 }

Inter Ryanair (III): 17 de junio, Berlin mola

Después de intentar dormir por ratos en el aeropuerto de Bergamo donde estábamos todos en aquel hall cual refugiado de Darfur pasé por el ritual del vuelo.

La verdad que andaba con miedo de que en Bergamo se me pusieran con tonterías aunque mi maleta estaba en las medidas justas y con un peso de siete kilos.

Pase el primer control sin problemas pero como es costumbre en mi persona tuve un problema después de pasar el aro de metales.

Había dejado una botella de Birra Moretti en la mochila y por la grandiosa normativa Europea no la pude pasar.

Estuve de risas con los seguratas del control diciéndoles que en inglés que se llevarán la cerveza a su casa que tirar cerveza a la basura es pecado.

Después tocó esperar casi una hora más hasta que saliera el vuelo, como siempre se formó la mega cola pero yo para un vuelo de una hora no me peleo por un asiento.

Con una resaca de cansancio después de estar durmiendo dos días en el suelo y haber caminando lo que no está escrito en Milán llegaba a Berlín.

Salimos directos en el S-Bahn hasta donde tenían el hostel mis amigos. Simplemente el trayecto hasta el centro de Berlín fue algo que me impactó.

"Margarita, no se donde carajo estamos"

A la segunda parada aparecieron unos estudiantes repartiendo folletos para luchar contra Bolonia con toda la paranafernalia.

Llegamos a Friedrichshain y la impresión iba creciendo por metros esa calle con esos tranvías y ese ambiente tan soviético era como un viaje al pasado, al presente y al futuro al mismo tiempo.

Yo me estaba muriendo de sed y de hambre, cuando vi el primer kebab (de los cientos que vi en Berlín) decidí entrar sin pensarmelo dos veces pues llevaba sin comer unas trece horas.

Ese kebab fue gloria bendita, ese kebab y los otros doce (aproximadamente) que me comí en seis días.

Y después del kebab no podía faltar la garimba y cual fue mi shock cuando llego al chino (en este caso turco) y me veo todas esas marcas a 1€-1,20€ la botella de medio litro.

Berlín ya era mi ciudad, allí estaba yo sentado en un banco comiéndome un dönner y una Berliner mientras trataba de recuperar fuerzas para seguir con el día.

El sueño me mataba pero tenía que aprovechar el ticket del metro que no era justamente barato así que después de comerme otro kebab me fui en U-Bahn desde Frankfurter Toe a Alexander Platz y al primer sitio que fui no fue a ver la TV TOWER sino al Saturn que había delante de la salida del metro.

No podía evitarlo, quería ver los precios de Saturn en Alemania y encima tenía aire acondicionado.

Después de eso tomé el tren a Postdam pero viendo que me quedaba sopa decidí bajarme para buscar un parque para descansar un rato y luego seguir el camino.

Parklife

Total que llegue medio sonámbulo a un parque con su lago y me quede dormido nada más acostarme.

Dos horas y pico después allí estaba yo y para mi lo más increíble de todo… mis cosas y mi cartera estaba intacta.

Tomé camino a casa de mi host de CouchSurfing, una vez instalado decidí volver al hostel de mis amigos a buscar mi mochila y fuimos a tomar algo.

Para cenar tocó pizza en casa de Paco (mi host y amigo) una pizza con papas azules que estaba tremenda, le daba trescientas vueltas a la que comí en Italia el día anterior.

Después de eso fuimos a Mitte a un compromiso que teníamos y a descansar.

Desgraciadamente ese día no estaba con muchas fuerzas para sacar fotos pero espero poder revelar dentro de poco un carrete de analógico que hice ese día.

Comentarios { 4 }

Inter Ryanair (II): 16 de junio, un día en Milano.

El plan en un principio de las personas con las que iba era ir a Berlin pero los precios de Easyjet estaban bastante caros así que en vez de gastarnos el dinero en el vuelo preferimos gastarnos la diferencia en pasar un día por Italia.

Después de un montón de turbulencias llegamos a Milan Bergamo, uno de los mayores hubs de Ryanair, sin apenas haber dormido la noche anterior.

Revisamos las opciones que teníamos para llegar a Milan y decidimos optar por el bus de Autostrada que por un tres por dos nos salió a doce euros por cabeza ir a Milan ida y vuelta.

Después de una hora de guagua que aprovechamos para dormir llegamos a la estación central de Milan donde buscamos un punto de información turística para pillar unos mapas.

Decidí recuperar fuerzas yendo a McDonalds (que es lo más barato siempre) y probé los conos de helado a setenta céntimos que eso era gloria bendita.

La verdad que el día en Milán no fue todo lo productivo que esperaba, nos pasamos la mitad del día tirados en los parques porque las temperaturas con acompañaban, aquel día había casi cuarenta grados aunque aquel termómetro estuviera empeñado de que estabamos en el polo norte.

Yo no recomendaría a nadie Milán para irse de vacaciones, eso sí desde que estuve la recomiendo para hacer paradas técnicas como hicimos para ir a Berlin.

Una cosa que siempre me llama la atención cuando viajo al extranjero son los supermercados, la verdad es que una cosa de friki, pero me encanta mirar los estantes a ver si hay productos raros y a que precios están ciertas cosas comparadas con La Palma o la península.

Resulta que el Lipton Ice de litro y medio cuesta ochenta céntimos y venden unos sobres para hacertelo en tu casa (que eso como dice mi abuela es agua y polvos) si alguien va a Italia y me quiere regalar algo que me traiga bolsitas de Lipton Ice de Mango.

La verdad  es que no hay mucho que contar de ese día en Italia, mucho calor y mucha pija suelta…

Un consejo si que os doy tened cuidado cuando vayáis a comer en Milan (y en Italia en general) si os vaís a comer una pizza pedirla para llevar o sino os pasará como a un servidor que le cobraron dos euros por sentarme en una mesa a comer una pizza, que tu me dices pagar dos euros por un sitio guiri como el Duomo lo paso, pero en un sotano de una pizzeria normalita no.

A la vuelta a Bergamo nos encontramos una gente de Astorga con los que pasamos la noche en el aeropuerto hasta pillar nuestro siguiente vuelo a Berlin.

Os dejo unas fotos y os prometo que las próximas entregas del diario serán más interesantes ^^!

Tranvia de Milan: gratis para todos y con el autobús tres cuartos de lo mismo.

WTF!

Motoristas, una plaga.

Siesta a la Milanesa

A la izquierda un tío que no es comunista, pero que tampoco siente ni padece porque para vestir de esas formas a treinta y pico grados…

A la derecha una señora con una bicicleta, no tiene mucho más la foto.

Izquierda: Parque Giamaldo… algo más

Derecha: Tranvía con publicidad de TAM

Y ahora las típicas fotos de guiri:

La catedral

Galeria Victoria Manuelle

Y una fortaleza que no recuerdo.

Comentarios { 1 }